Archivos para 26 febrero 2007

Tenemos hogar y voy a ver fútbol español

Lunes 26 de febrero de 2007, 5:48 pm

Facultad de Comunicación, Universidad de Sevilla

Calle Américo Vespucio, Sevilla

¡Tenemos hogar!  Ya mañana esperamos poder firmar el contrato, y mudarnos.  Este apartamento fue como si hubiera caído del piso… 

Luego de resignarnos al tener que mudarnos con las muchachas, me conecté el viernes en Internet para ver unas últimas opciones.  En una página encontré este piso en Nervión, al lado del estadio Ramón Sánchez Pizjuán, hogar del Sevilla FC.  Llamé al número teléfónico, y la persona, un realtor llamado Gustavo, nos dijo que el propietario estaba interesado en alquilarlo por un año, pero que iba a hablar con él y me dejaba saber más tarde. 

Jorge lo volvió a llamar a la noche, y Gustavo le volvió a decir que tan pronto hablara con el propietario nos iba a dejar saber.  Esa noche nos fuimos de marcha a la Calle Betis, una calle llena de barras y restaurantes a la orilla del río.  El ambiente era bueno, aunque lleno de turistas.  Allí encontramos una barra, Río Latino, que ponía reggaeton.  Nos sentimos como en el Viejo San Juan.   

Después de acostarnos como a las 4:30 de la madrugada, al medio día del sábado me despertó el sonido del celular.  Lo cogí, y era el realtor.  Me dijo que el dueño estaba dispuesto a alquilar por seis meses, y que pasáramos a ver el piso en una hora.  Así mismo me levanté, me vestí, y fui con Jorge a ver el piso. 

Nos fascinó.  Es en un piso 11, y bastante grande.  Tiene los tres cuartos, amplia cocina totalmente equipada, sala con televisor, comedor, sofás, un sofá cama adicional…en verdad es perfecto.  Ese mismo día dimos el adelanto del pago, para asegurar que nadie se nos adelantara.     

En verdad no puedo esperar a mudarme.  Aunque vivir con Viola, Marita y Viviana ha sido chévere y la hemos pasado súper bien, en verdad que ya quiero establecerme, y yo se que ellas quieren su privacidad.  ¡Además estoy cansado de comer afuera!  Esperemos que mañana se cumpla todo. 

Por otro lado, hoy compré las taquillas para el partido el sábado entre FC Barcelona y el Sevilla FC.  No tienen idea lo ilusionado que estoy…después de todo, no es cualquier juego de fútbol, sino que es un partido entre el primer y el segundo lugar de la Liga Española.   

En el Barcelona, actual campeón de la Champions League, está Ronaldinho, el mejor jugador del mundo, y el Sevilla FC, es actual campeón de la UEFA Cup.  En un choque de titanes del fútbol, y yo estaré allí junto a otros 45,000 fanáticos en el estadio Ramón Sánchez Pizjuan para presenciar ese banquete futbolístico.  Me pueden empezar a envidiar…

A las dos semanas

Viernes, 23 de febrero de 2007 7:57 de la noche

Piso de Viola, Viviana y Marita

Calle Luis Montoto, Nervión, Sevilla  Ya mañana se cumplen dos semanas de mi salida desde el aeropuerto Luis Muñoz Marín, y de la última vez que ví a mis familiares y amistades.  A la verdad que el tiempo pasa volando, ojalá pudiera pararlo para que esta experiencia no acabe. 

Pues hoy fue un gran día.  Jorge y yo nos levantamos, y lo primero que hicimos fue ir al piso de Los Remedios para devolver las llaves.  Allí hablamos con el portero del edificio, José Luis, a quien le dio mucha pena que no nos quedáramos.  Aunque a penas lo conocí por un día, en verdad se notaba que era un gran ser humano.  Su gran sentido del humor aquel día que llegamos al piso y no había nada, fue una de las pocas notas positivas aquella tarde.  “Yo que estaba tan feliz de tenerte, después que me ayudaste y todo.  Ya sabes que aquí a la orden cualquier cosa que necesites”, me dijo. Saliendo del piso, nos encontramos con la señora que nos iba a alquilar el piso.  Fui donde ella, y le expliqué que habíamos conseguido una mejor oferta, la cual íbamos a coger.  Le pedí disculpas por cualquier inconveniente que pudo haber causado nuestra decisión, y le di las gracias por su amabilidad.     

Después de quitarnos ese gran peso de encima, nos fuimos a la Facultad de Comunicación, donde almorzamos.  Canelón, carne mechada, papas fritas, pan, flan y un refresco por 4.20 euros.  Una “hartera” a un buen precio.  Ojalá en COPU se comiera así…las máquinas de dulces no dan para todo el mundo.   Estuvimos toda la tarde en la biblioteca, conectados a Internet.  Allí busqué mas pisos disponibles, contacté a dos.  Uno de ellos quedó en llamar para atrás, ya que la dueña lo quiere alquilar por un año, y el otro no podía alquilar por seis meses. 

Nada, me monté en la guagua, me recosté y me puse a mirar por la ventana.  Les tengo que confesar que hoy, después de 13 días de estar en España, me sentí homesick.  Lo que pasa es que anoche soñé que tuve que regresar a Puerto Rico por varios días.  La cosa es que me sentía feliz de estar en mi isla, pero con ansias de regresar a España.  Ese saborcito de estar en Puerto Rico de nuevo me afectó durante el día. Pero viajando en la guagua, con el ipod puesto, y observando a mis alrededores como la ciudad de Sevilla pasaba a mi lado, me di cuenta de lo que estaba viviendo, algo con lo que soñé por muchos meses, algo que uno se imagina de pequeño, y eso me quitó el sentimiento de homesickness que tenía. 

Llegué con Jorge al piso de las muchachas, tiré las cosas en nuestro cuarto, y nos sentamos en el sofá a hablar.  Viviana me dijo que habló con Valerie, y que teníamos que decidirnos cómo nos íbamos a dividir.  Entre los dos pisos, hay 3 cuartos vacíos con 4 camas.  El piso de Valerie tiene un cuarto con dos camas, y sería el más que cobraría, 300 euros al mes.  En el piso de las otras muchachas, hay dos cuartos, uno con una cama cada uno.  Uno de los cuartos es bien pequeño, y no tiene ventanas.  Ese cuarto solo cobraría 180 euros al mes, y el otro 225-230 por ahí.  Ahora nos toca dividirnos que queremos hacer.   A mi sinceramente me da lo mismo…Aunque el cuarto de Valerie cobra 300 euros al mes, es uno bien grande, con otra cama extra, y siento que tiene más privacidad.  Los otros dos cuartos en el otro piso todavía no están equipados con armario, pero se le van a poner luego.  Jorge dijo que por él, duerme en el cuarto pequeño.  Carlitos está por Valencia con los papás así que hay que esperar a saber de él para ver. 

Cuándo nos decidamos, las muchachas van a llamar a los respectivos dueños de los pisos.  Esperemos que todo salga bien.  Luego de hablar sobre ese tema, me fui para mi cuarto y me acosté.  Por primera vez en dos semanas me tiré en una cama sin preocupaciones.  Le dije a Jorge que todo esto parecía como Real World, él se río y me dijo que ya me lo había dicho.   Pero nada, ahora mismo me encuentro muy feliz de estar en España, y de estar compartiendo el piso con estas increíbles muchachas que nos han recibido como si nos conociéramos de toda la vida.    

Un rayito al final del tunel

Miércoles 21 de febrero, 7:05 de la noche

Facultad de Comunicación, Universidad de Sevilla

Calle Américo Vespucio, Cartuja, Sevilla

Bueno, hay un rayo de esperanza al horizonte…las muchachas le dieron el visto bueno a que nosotros nos mudemos con ellas.  Ahora tienen que llamar a los respectivos dueños de los pisos, para ver si no habría ningún problema.  Esperemos que no.  ¡Recen por nosotros!

El primer día desastroso

Martes 20 de febrero, 11:50 de la noche

Piso de Viola, Viviana y Marita

Calle Luis Montoto, Nervión, Sevilla

Como dice el viejo adagio, todo lo que sube, tiene que bajar. Y ese fue el caso del día de hoy en Sevilla.  Se suponía que hoy fuera el día que no íbamos a mudar a nuestro piso en Los Remedios.  Después de despertar en el albergue de jóvenes, recogimos las maletas y fuimos a la universidad a esperar que dieran las 1:00 de la tarde.  A esa hora, podíamos ya entrar al piso y meter todas nuestras cosas. 

Como quiera, fui con Carlitos a ver el piso, para notar las cosas que hicieran falta.  Para mi desagradable sorpresa, el piso no estaba arreglado como me habían prometido.  Allí estaba el señor encargado del edificio, trabajando a todo vapor para hacer habitable el piso.  Estaba cambiando todas las bombillas, y viendo las conexiones eléctricas.   

No estaban las camas, escritorios y comedor que nos habían prometido.  Para resolver, las camas las buscaron en ático, estaban todas viejas.  Y tampoco habían escritorios.  El gigántesco piso de 5 cuartos estaba desértico, y nos iban a cobrar 800 euros mensuales.  Peor aún, hay que pagar la luz, el agua y el gas por separado. 

En verdad me frustré.  Gracias a Dios, al parecer por una señal de Él, no hubo oportunidad para firmar contrato.  Nos largamos del piso son tener la oportunidad de mudarnos, ya que no estaba listo para recibirlo.  Lo peor de todo fue que corté mis tres clases para lidiar con esa situación, al entender que tener techo donde vivir es mucho más importante en este momento. 

Entonces, a Carlitos, quien me había acompañado por todo el día, le entró una migraña horrible, que le recorrió todo el cuerpo.  Estuvo todo el tiempo que estuve trabajando en el piso incapaz de pararse, por el dolor que sentía.  Asi que tenía doble responsabilidad…bregar con el piso y velar a mi roommmate… 

Nada, cuando Jorge salió de clases, le di la tarea de encontrarnos un sitio donde dormir.  Y lo hizo rápido, habló con Viola, Marita y Viviana y nos dejaron quedarnos en su piso. 

Pasar la noche con ellas en verdad me ha tranquilizado.  Hablé con toda mi familia y también me tranquilizaron.  Mañana empiezo otra vez la búsqueda por piso, porque no pienso quedarme en aquel sitio tan vacío y tan caro.   

Existe la posibilidad de que nos repartamos entre las muchachas para vivir, ya que entre los dos pisos, hay cuatro camas libres.  Pero ya veremos. 

Bueno, los mantengo al tanto.

Frustración

(De ahora en adelante, pondré la hora que escribí el artículo…no es la hora que publiqué, sino el momento que me senté a escribir)

Martes, 20 de febrero de 2007, 6:46 de la tarde

Piso en Los Remedios

Calle Virgen de la Regla, Los Remedios, Sevilla  Esto es frustrante.  Ahora mismo estoy en el piso que nos van a alquilar.  Teníamos las esperanzas de que ya estuviera listo para dormir en el hoy, pero no es así.  Lo único que tiene distinto es que las luces prenden…ya bajaron las camas, pero no están los corchones, ni los escritorios, ni la nevera, ni el juego comedor.  Y para colmo, la persona que iba a firmar contrato con nosotros no ha llegado.  Nos íbamos a ver a las 5:00 de la tarde, y ahora mismo son las 6:48. Aquí está el porteador haciendo todo lo posible por poner el piso al día, pero bendito, está empezando desde cero.  Les voy a ser sinceros, el piso esta brutal, grandísimo…pero no tiene un solo mueble.  Solo pedimos las cosas necesarias… 

Bueno, escribí esto para desahogarme un poco…el pobre Carlitos esta con fiebre tirado en un corchón que le pusieron, y Jorge está en clases.  Carlos y yo no fuimos a ninguna clase hoy pare bregar con esto, esperando ya por fin mudarnos.  Al parecer, la odisea continua.

Carnaval de Cádiz

2. carnaval de Cadiz 

Saludos a todos, les escribo de la biblioteca de la Facultad de Comunicación de la Universidad de Sevilla.  Hoy es lunes a las 3:48 de la tarde…allá en Puerto Rico deben ser las 10:48 de la mañana, deben estar levantándose de esos jangueos degenerados de domingo con lunes feriado… 

Bueno, ya cogí mi primera clase, Opinión Pública.  A las 5:30 de la tarde me toca Empresa Informativa, las dos que tengo hoy.  La primera clase fue muy buena, aunque el tema no es el más divertido de todos, la profesora es muy chévere, se ve bien pro-estudiantes.  La clase va a ser dinámica, con mucho trabajo en grupo.  Ya los puertorros nos unimos, Jorge, Carlitos , Yadira y yo somos un grupo, El Gran Combo de Puerto Rico jaja.   

Pero olviden las clases…este fin de semana que acaba de terminar fue nuestro primer viaje fuera de Sevilla, al Carnaval de Cádiz.  Nos fuimos todos los puertorros, cogimos el tren que salía de Sevilla el sábado a las 1:55 de la tarde.  Llegamos a Cádiz, que en verdad es bien parecida a Sevilla y a San Juan, donde fuimos a comer y caminar. 

Ya en el tren había empezado la demencia, con gente bebiendo y jodiendo.  En la ciudad seguía la joda, todo el mundo disfrazado y bebiendo desde temprano.   

¿Qué les puedo contar?  No se ni por donde empezar.  Imagínense las Fiestas de la Calle San Sebastián, pero todo el mundo disfrazado y todos con un litro de ron en la mano.  Ahí lo tienen.  En las barras te vendían las botellas completas, y te daban los vasos de shot, todo por un precio módico de entre 5-10 euros, depende la botella.  La de nosotros costó seis, y aunque sabía a demonio, hizo su trabajo (pregúntenle a Jorge).   

En verdad la pasamos brutal, lo bueno de ese festival es que como todo el mundo está disfrazado, pues puedes ir a dónde cualquiera, pedirle una foto, y montar conversación.  ¿Qué más tiene distinto a las Fiestas de la Calle?  Los españoles dementes empiezan a tirar petardos y fuegos artificiales desde la plaza jeje.  Entonces después ves como tíos vestidos de vacas se empiezan a trepar por andamios de construcción y a bailar.  En verdad la vigilancia de la policía es mínima, si vi cinco policías fue mucho, y para colmo no eran de verdad, sino que gente disfrazada.  Tal vez se debe a que por lo menos en Sevilla, solo hubo alrededor de 70 asesinatos el año pasado entero.  En Puerto Rico eso se cumple en una semana jajaja. 

Pero se pasa brutal, en verdad que es otro nivel…unos disfraces bien originales.  Había uno vestido de cama, estaba uno de princesa acompañado por sus caballeros, y grupos grandes vestidos todos iguales.  Había unas muchachas vestidas de Minnie Mouse, y eran como 20.  En verdad hay que verlo, porque son muchas cosas que se me quedan que daría todo porque lo vieran.  

Como a las 11 bajamos de nuevo a la estación del tren, a coger un descanso allí.  Los trenes seguían llegando, repletos de gente de España y otros países.  Era impresionante escuchar el sonido del tren llegar, el alboroto de gente cantando, sin paciencia por llegar al carnaval.  Hasta brincaban las vías del tren para llegar a la ciudad.   

Más tarde volvimos a subir, a cantar y a bailar con la muchedumbre.  Estuvimos hasta las 5 de la madrugada, y cogimos el tren de vuelta a Sevilla a las 5:30am.  En el tren viví una experiencia inolvidable.  Nuestro vagón iba lleno de jóvenes, algunos borrachos, otros dormidos, otros conversando…nosotros subimos temprano así que teníamos asiento, pero la mayoría estaban todos tirados en el piso, o hasta durmiendo en el compartimiento de las maletas.  Miraba a mis lados, y veía jóvenes de todos los países de Europa tirados uno encima de los otros, después de ese degenere, y ahí me di cuenta que esos minutos que estaba viviendo no se iban a repetir el resto de mi vida.  Uno solamente es joven por una sola vez, y estoy en mi último año de bachillerato.  Me recosté de mi asiento, sonreí, y le dí gracias a Dios por esta experiencia inolvidable que me estaba dando. 

 

 

 

Carnaval de Cádiz

 

Gente cruzando vias

(ver otras fotos en facebook.com)

Centro de Sevilla y áreas adyacentes

Centro de Sevilla

Centro de Sevilla y áreas adyacentes desde la torre de la Giralda, en la Catedral.