Archivo para 22 junio 2007

A 47 días de la realidad

El primer post de este blog fue cuando estaba a 50 días de montarme en el avión que me llevaría a Europa por primera vez, y empezar lo que sería la mejor experiencia de mi vida. 

Pues hoy les escribo, a 47 días de regresar a Puerto Rico.  He pasado un total de 147 días en Europa, separado de lo que he conocido por toda mi vida, y aparte de mi familia y amistades.  A todos los he aprendido a apreciar por lo que verdaderamente han significado para mí durante mi vida. 

España me ha recibido con los brazos abiertos, y les puedo decir que soy una persona cambiada.  He aprendido a hacer todo por mi cuenta, y la toma de decisiones y cosas que he vivido me han dado una madurez increíble.  He visto cosas que me han hecho crecer como persona, y poder experimentar otra cultura y otra manera de vivir, distinta a la de nosotros, me ha abierto los ojos, y me ha enseñado que hay otras cosas más allá de San Juan o los Estados Unidos. 

Y qué les puedo decir de Sevilla…esta ciudad me ha capturado, me ha enamorado y sinceramente les puedo decir que me siento en casa.  Sevilla es una mezcla de ciudad pequeña tratando de ser ciudad grande, pero es que sus raíces y tradiciones son muy fuertes para dejarlas ir.  Todavía guarda todo el esplendor de la ciudad que fue en la era de la conquista de América, basta con caminar frente a la Torre del Oro frente al Guadalquivir, caminar por las calles del centro o de Triana y escuchar alguien tocando guitarra en la calle, caminar por el Barrio Santa Cruz de noche y caer frente a la Giralda totalmente iluminada, o simplemente sentarte en la orilla del Guadalquivir, del lado de la Betis, y admirar la belleza de la Torre del Oro y la Giralda iluminadas de noche. Esas experiencias y sentimientos son únicos de Sevilla, y no se repiten en ninguna otra parte del mundo. 

He vivido una vida de fantasía.  Estoy agradecido por todas las amistades nuevas que he hecho.  Los puertorriqueños que estamos aquí hemos hecho una amistad bien bonita, la cual espero se mantenga en la Isla.  Hemos sobrevivido juntos en Europa, y sé que ninguno de nosotros olvidará eso.  Si uno(a) de ustedes está leyendo esto, gracias. 

Son cosas que tendré que aprender a vivir sin ellas, porque en cuatro meses y medio se han convertido en cosas mías que atesoraré por el resto de mi vida.  Se que en algún momento regresaré, no se que me guarda el destino, pero ya volveré a las calles sevillanas. 

Entonces tenemos el estilo de vida español…ese estilo de vida que le permite a los ancianos caminar por las calles un miércoles a las 1:00 de la mañana como si nada…ese estilo de vida que te permite irte a comer tapas a media noche aunque al otro día tengas trabajo.  Esto es así porque en España se disfrutan la vida, se viven el hoy, trabajan para vivir, no al revés. 

Pero la realidad es que soy puertorriqueño, y mi patria está en Puerto Rico.  Amo a Puerto Rico y estoy loco por volver, pero claro, como todo país, al igual que España, tiene sus defectos y ventajas.  Ya volveré a las arenas blancas de Culebra, a las calles del Viejo San Juan, y al calor de mi hogar.  No obstante, ahí siempre estarán los recuerdos de mis seis meses en Sevilla. 

Aún faltan 47 días en el Viejo Mundo.  Ahora mismo estoy estudiando para finales, y decidí sacar un poco de tiempo para este blog que he tenido abandonado por situaciones fuera de mi alcance, como falta de conexión a Internet.  47 días es mucho tiempo, pero ya se empieza a sentir el final cuando tienes que cuadrar todo el viaje de vuelta. 

El 30 de junio acabo los finales, y empieza mi último mes.  Tengo en agenda un viaje a Ámsterdam y otro a Italia, y luego regresaré a Sevilla el 26 de julio para contar los días hasta el 8 de agosto.     Regreso a la realidad laboral de Puerto Rico, a hacer trámites para mi maestría…de vuelta a la realidad.  Pero esta experiencia me ha dado una capacidad increíble de madurez, y de tener la mentalidad abierta.  Por que he vivido unos meses que me han hecho crecer más de los 5’7 que mido, aunque yo sea el único que lo note.

Cosas de por acá

Escrito el miércoles 30 de mayo de 2007. 

Primero que nada, les quiero pedir disculpas a todos aquellos que han estado pendientes a este blog para seguir mi experiencia de intercambio en Sevilla.  Resulta ser que la conexión wireless 24 horas de la Facultad de Empresariales de la cual dependía ha sido cortada, asi que me veo desconectado del mundo cibernético.  Además de que todavía estamos esperando para que nos instalen el Internet en el apartamento. 

Así las cosas, solo me puedo conectar en mi facultad y desde una computadora que no es la mía. Pero la razón primordial es que estas semanas han sido intensas.  Muchas experiencias buenas, tratando de vivir Sevilla al máximo.  Una de las más memorables que recordaré por el resto de mi vida es que el pasado 16 de mayo el Sevilla Fútbol Club ganó su segundo campeonato europeo corrido, cuando se proclamaron campeones de la Copa de la United European Football Association (UEFA).  La ciudad explotó en júbilo y allí estaba yo para celebrarlo. 

Desde que llegué a Sevilla le he cogido un cariño al equipo, y se engrandeció cuando me mudé a Nervión, barrio hogar del Sevilla FC.  Todos los días camino frente al estadio Ramón Sánchez Pizjuán camino a la parada de bus.  Y aquí estoy, viviendo una temporada histórica del Sevilla FC, año en el cual en mi presencia se han coronado campeones de la UEFA por segundo año corrido, están clasificados para la final de la Copa del Rey el 23 de junio ante Getafe, y están a dos puntos del campeonato de Liga española.  Estadísticamente, son el mejor equipo de Europa.  La experiencia de mi vida para un fanático del deporte como yo. 

Durante estas semanas he recibido varias visitas de amistades viejas y nuevas a Sevilla, y orgullosamente les enseño mi hogar temporero como si fuera el hogar de mi vida.  Todos salen encantados con la ciudad. Y este fin de semana pasado, llegó mi hermano Luis con su amigo Thomás para visitarme por diez días.  En verdad ha sido tremenda experiencia para nosotros, y sé que el se lo está disfrutando.  De viernes a sábado estuvimos en Madrid, y luego me los traje para Sevilla.  Han visto toda la ciudad, y hasta estuvieron presentes en el partido el domingo en el cual Sevilla FC derrotó a Real Zaragoza 3-1. Mañana vamos para Málaga a pasar el día, para que vayan a la playa y al Castillo de Gibralfaro. 

El jueves, volamos a París hasta el lunes, y el miércoles se regresan a San Juan.  Tremendos diez días. Bueno, lo más probable cuando publique esto ya habré regresado de París, pero es que estoy aprovechando estos minutitos para escribirles a ustedes.  Quiero que sepan que estoy de maravilla, Sevilla cada vez me gusta más, y ya estoy tratando de ingeniar una manera para venirme a vivir a Sevilla en algún momento de mi vida.  Ya veremos que trae la marea. 

Ah, y regreso el 8 de agosto a San Juan.