Archive for the 'Dando tumbos' Category

Universidad de Navarra

El lunes a las 11:00 de la noche, tomamos un bus desde Barcelona con destino a Pamplona, donde Carlos quería visitar la Universidad de Navarra, considerada la mejor de periodismo en España.  Salimos tarde de Barcelona, para así viajar de noche y ahorrarnos una noche de hostal. 

Nuestra llegada a Pamplona fue a las 5:00 de la mañana, donde nos recibió una estación de bus cerrada.  Sin remedio alguno, tuvimos que esperar afuera en el frío hasta las 7:00 de la mañana para que abrieran la estación, y así poder dejar allí todas nuestras maletas.  

Una vez resolvimos eso, empezamos a caminar la ciudad.  Lamentablemente, dada la hora, pues las calles aún permanecían vacías y la mayoría de los establecimientos vacíos.  Luego de preguntar, pues pudimos dar con un bus que llevaba a la Universidad.  En varios minutos ya estábamos en el recinto. 

¡Impresionante!  Eso es lo que puedo decir sobre la Universidad de Navarra.  Un campus hermoso, en el cual a diferencia de otras universidades españolas, todas sus facultades están en un mismo campus en las afueras de la ciudad.  El primer choque con la modernidad de esta universidad fue al tratar de entrar a la Facultad de Comunicación, ya que el acceso solo es dado a estudiantes con el carnet, quienes lo colocan en un “scanner” y se les abren los brazos mecánicos para entrar.   

Carlos habló con el guardia de seguridad, y nos dejó entrar a la secretaría.  Allí nos recibieron, nos dieron información de la Facultad, y nos recomendaron que visitaramos un edificio y que buscáramos al director de doctorado de la Facultad de Comunicación.   

Fuimos a donde nos indicaron, y allí nos recibió un profesor que nos dio un tour por el edificio del rectorado.  Y cuando le dijimos que éramos de Puerto Rico, más encantado quedó.  Resulta ser que estudió con Milagros Acevedo, catedrática de la Escuela de Comunicación de la Universidad de Puerto Rico.  Carlos, Jorge y yo hemos tomado clase con ella, así que rápido nos invitó a un café para seguir hablando sobre la universidad.  De repente me sentí bien intelectual, dándome un café con un profesor de la mejor universidad de periodismo de España y hablando sobre la educación universitaria en Europa y América.  Eso no se da todos los días. 

Luego, nos presentó una muchacha que trabajaba en Relaciones Internacionales, quien nos enseñó más de la universidad, y nos hizo cita con la directora de maestría de la Facultad de Comunicación.  Muy amablemente nos recibió en su oficina, donde nos explicó los dos programas de maestría y todos sus detalles.  Me gustó mucho el programa de Empresa Informativa, donde se prepara al estudiante para dirigir un medio.   

Después de esa reunión, nos llevaron de nuevo a la Facultad de Comunicación para que nos mostraran todas las facilidades.  Creo que ese edificio tenía mas facilidades que varios medios en Puerto Rico.  Proviniendo de una escuela de comunicación pequeña como lo de la de la UPR, pude ver por qué Navarra tiene la mejor facultad de periodismo. Múltiples estudio de grabación de radio, de televisión, cámaras por todos lados…De hecho, en la misma facultad están trabajando en una película de animación hecha a computadora, parecida a Cars, que saldrá pronto en DVD. 

Cuando terminamos el tour, nos recibió el director de doctorado de la Facultad de Comunicación.  Muy amablemente nos explicó el programa, en lo que consistía, el proceso para entrar, y respondió todas nuestras preguntas.    

Salimos encantados con la Universidad de Navarra.  Hasta una bolsa de regalitos nos dieron.  Una pena que andábamos con la misma ropa del día anterior (por el viaje claro)… 

Pero creo que dejamos muy buena impresión, dado la manera que nos trataron.   

Salimos de Pamplona a las 3:30 de la tarde, con destino a Madrid.  Llegamos a Madrid a las 9:15 de la noche, para montarnos en el metro y cruzar la ciudad, ya que teníamos que coger el bus en la Estación Sur para ir a Sevilla.  A todas estas, no teníamos boleto seguro, así que estaba rezando para que quedara espacio en el bus de las 10:00 de la noche hacia Sevilla.  Lo menos que quería hacer era pasar otra noche fuera de casa.   

Gracias a Dios, conseguimos espacio en el bus de las 10:00 de la noche a Sevilla.  Finalmente, llegamos a nuestra ciudad a las 4:00 de la madrugada del miércoles.  Pero no era para descansar, porque Sevilla estaba en feria… 

Ruta: 

Sevilla-Barcelona (Con parada en Albacete y Valencia): 17 horas 

Barcelona-Pamplona: 6 horas 

Pamplona-Madrid: 5 horas 

Madrid-Sevilla: 6 horas 

Total de horas viajadas por España: 34 horas

Viaje para el norte

Saludos a todos.  Hace tiempo que no escribo, es que aunque no lo crean, la Universidad me ha tenido ocupado… 

Hoy a las 10:30 de la noche salgo para Barcelona, donde estaré hasta el lunes.  Vamos en autobús, lo que nos tomará aproximadamente unas 15 horas.  Recuerden que Barcelona está al otro extremo del país.  Aunque es demasiado tiempo en una guagua, en verdad se que me va a gustar porque no todos los días se recorre toda España.  Me dicen que Barcelona es la mejor ciudad de España, así que allí estaré para ver si es verdad. 

Se preguntarán, ¿y no tienes clases?  Pues no.  Esta semana es la Feria de Sevilla, y la universidad la da libre completa.  Entonces, para colmo, el martes después de feria es libre por el día del Trabajo, y el martes los estudiantes no van a universidad, todo parte del famoso Puente de Mayo, cuando se cogen el lunes libre para poder viajar y festejar toda la semana.   

Así que los planes son estar en Barcelona hasta el lunes, de ahí iremos a Navarra a ver la universidad de allí, ya que es la mejor en periodismo del país y Carlitos le interesa hacer su maestría allí.  El martes empezariamos nuestro descenso hasta Sevilla, para coger lo que queda de la semana de Feria, y recibiremos la visita de varios puertorriqueños esos días.   

Ya llegaré de Barcelona con más historias.  

¡Pa’ Madrid!

Mañana a las 5:00 de la tarde parto a visitar Madrid por primera vez.  Claro, estuve en la capital cuatro horas el 11 de febrero, pero no salí más allá de las puertas del aeropuerto. 

Estoy bien emocionado por mi visita a Madrid, ya que allí pasaré el fin de semana, hasta el martes, compartiendo con todas mis amistades de Puerto Rico que están haciendo el intercambio allí.  También, el viaje de seis horas de Sevilla a la capital será en bus, otra nueva experiencia para mí.  

Por otro lado, hoy compré mis pasajes y estadía en París, que estaré visitando del 31 de mayo al 4 de junio con mi hermano Luis.  Indudablemente será tremenda experiencia compartir ese viaje con mi hermano. 

Bueno, ya saben donde estaré, si no publico durante el fin de semana.  Pienso llevarme la computadora para ver si me puedo conectar, aunque estoy conciente que mi tiempo será limitado, con tanta cosa que hacer en Madrid.

Tenemos hogar y voy a ver fútbol español

Lunes 26 de febrero de 2007, 5:48 pm

Facultad de Comunicación, Universidad de Sevilla

Calle Américo Vespucio, Sevilla

¡Tenemos hogar!  Ya mañana esperamos poder firmar el contrato, y mudarnos.  Este apartamento fue como si hubiera caído del piso… 

Luego de resignarnos al tener que mudarnos con las muchachas, me conecté el viernes en Internet para ver unas últimas opciones.  En una página encontré este piso en Nervión, al lado del estadio Ramón Sánchez Pizjuán, hogar del Sevilla FC.  Llamé al número teléfónico, y la persona, un realtor llamado Gustavo, nos dijo que el propietario estaba interesado en alquilarlo por un año, pero que iba a hablar con él y me dejaba saber más tarde. 

Jorge lo volvió a llamar a la noche, y Gustavo le volvió a decir que tan pronto hablara con el propietario nos iba a dejar saber.  Esa noche nos fuimos de marcha a la Calle Betis, una calle llena de barras y restaurantes a la orilla del río.  El ambiente era bueno, aunque lleno de turistas.  Allí encontramos una barra, Río Latino, que ponía reggaeton.  Nos sentimos como en el Viejo San Juan.   

Después de acostarnos como a las 4:30 de la madrugada, al medio día del sábado me despertó el sonido del celular.  Lo cogí, y era el realtor.  Me dijo que el dueño estaba dispuesto a alquilar por seis meses, y que pasáramos a ver el piso en una hora.  Así mismo me levanté, me vestí, y fui con Jorge a ver el piso. 

Nos fascinó.  Es en un piso 11, y bastante grande.  Tiene los tres cuartos, amplia cocina totalmente equipada, sala con televisor, comedor, sofás, un sofá cama adicional…en verdad es perfecto.  Ese mismo día dimos el adelanto del pago, para asegurar que nadie se nos adelantara.     

En verdad no puedo esperar a mudarme.  Aunque vivir con Viola, Marita y Viviana ha sido chévere y la hemos pasado súper bien, en verdad que ya quiero establecerme, y yo se que ellas quieren su privacidad.  ¡Además estoy cansado de comer afuera!  Esperemos que mañana se cumpla todo. 

Por otro lado, hoy compré las taquillas para el partido el sábado entre FC Barcelona y el Sevilla FC.  No tienen idea lo ilusionado que estoy…después de todo, no es cualquier juego de fútbol, sino que es un partido entre el primer y el segundo lugar de la Liga Española.   

En el Barcelona, actual campeón de la Champions League, está Ronaldinho, el mejor jugador del mundo, y el Sevilla FC, es actual campeón de la UEFA Cup.  En un choque de titanes del fútbol, y yo estaré allí junto a otros 45,000 fanáticos en el estadio Ramón Sánchez Pizjuan para presenciar ese banquete futbolístico.  Me pueden empezar a envidiar…

A las dos semanas

Viernes, 23 de febrero de 2007 7:57 de la noche

Piso de Viola, Viviana y Marita

Calle Luis Montoto, Nervión, Sevilla  Ya mañana se cumplen dos semanas de mi salida desde el aeropuerto Luis Muñoz Marín, y de la última vez que ví a mis familiares y amistades.  A la verdad que el tiempo pasa volando, ojalá pudiera pararlo para que esta experiencia no acabe. 

Pues hoy fue un gran día.  Jorge y yo nos levantamos, y lo primero que hicimos fue ir al piso de Los Remedios para devolver las llaves.  Allí hablamos con el portero del edificio, José Luis, a quien le dio mucha pena que no nos quedáramos.  Aunque a penas lo conocí por un día, en verdad se notaba que era un gran ser humano.  Su gran sentido del humor aquel día que llegamos al piso y no había nada, fue una de las pocas notas positivas aquella tarde.  “Yo que estaba tan feliz de tenerte, después que me ayudaste y todo.  Ya sabes que aquí a la orden cualquier cosa que necesites”, me dijo. Saliendo del piso, nos encontramos con la señora que nos iba a alquilar el piso.  Fui donde ella, y le expliqué que habíamos conseguido una mejor oferta, la cual íbamos a coger.  Le pedí disculpas por cualquier inconveniente que pudo haber causado nuestra decisión, y le di las gracias por su amabilidad.     

Después de quitarnos ese gran peso de encima, nos fuimos a la Facultad de Comunicación, donde almorzamos.  Canelón, carne mechada, papas fritas, pan, flan y un refresco por 4.20 euros.  Una “hartera” a un buen precio.  Ojalá en COPU se comiera así…las máquinas de dulces no dan para todo el mundo.   Estuvimos toda la tarde en la biblioteca, conectados a Internet.  Allí busqué mas pisos disponibles, contacté a dos.  Uno de ellos quedó en llamar para atrás, ya que la dueña lo quiere alquilar por un año, y el otro no podía alquilar por seis meses. 

Nada, me monté en la guagua, me recosté y me puse a mirar por la ventana.  Les tengo que confesar que hoy, después de 13 días de estar en España, me sentí homesick.  Lo que pasa es que anoche soñé que tuve que regresar a Puerto Rico por varios días.  La cosa es que me sentía feliz de estar en mi isla, pero con ansias de regresar a España.  Ese saborcito de estar en Puerto Rico de nuevo me afectó durante el día. Pero viajando en la guagua, con el ipod puesto, y observando a mis alrededores como la ciudad de Sevilla pasaba a mi lado, me di cuenta de lo que estaba viviendo, algo con lo que soñé por muchos meses, algo que uno se imagina de pequeño, y eso me quitó el sentimiento de homesickness que tenía. 

Llegué con Jorge al piso de las muchachas, tiré las cosas en nuestro cuarto, y nos sentamos en el sofá a hablar.  Viviana me dijo que habló con Valerie, y que teníamos que decidirnos cómo nos íbamos a dividir.  Entre los dos pisos, hay 3 cuartos vacíos con 4 camas.  El piso de Valerie tiene un cuarto con dos camas, y sería el más que cobraría, 300 euros al mes.  En el piso de las otras muchachas, hay dos cuartos, uno con una cama cada uno.  Uno de los cuartos es bien pequeño, y no tiene ventanas.  Ese cuarto solo cobraría 180 euros al mes, y el otro 225-230 por ahí.  Ahora nos toca dividirnos que queremos hacer.   A mi sinceramente me da lo mismo…Aunque el cuarto de Valerie cobra 300 euros al mes, es uno bien grande, con otra cama extra, y siento que tiene más privacidad.  Los otros dos cuartos en el otro piso todavía no están equipados con armario, pero se le van a poner luego.  Jorge dijo que por él, duerme en el cuarto pequeño.  Carlitos está por Valencia con los papás así que hay que esperar a saber de él para ver. 

Cuándo nos decidamos, las muchachas van a llamar a los respectivos dueños de los pisos.  Esperemos que todo salga bien.  Luego de hablar sobre ese tema, me fui para mi cuarto y me acosté.  Por primera vez en dos semanas me tiré en una cama sin preocupaciones.  Le dije a Jorge que todo esto parecía como Real World, él se río y me dijo que ya me lo había dicho.   Pero nada, ahora mismo me encuentro muy feliz de estar en España, y de estar compartiendo el piso con estas increíbles muchachas que nos han recibido como si nos conociéramos de toda la vida.    

Un rayito al final del tunel

Miércoles 21 de febrero, 7:05 de la noche

Facultad de Comunicación, Universidad de Sevilla

Calle Américo Vespucio, Cartuja, Sevilla

Bueno, hay un rayo de esperanza al horizonte…las muchachas le dieron el visto bueno a que nosotros nos mudemos con ellas.  Ahora tienen que llamar a los respectivos dueños de los pisos, para ver si no habría ningún problema.  Esperemos que no.  ¡Recen por nosotros!

El primer día desastroso

Martes 20 de febrero, 11:50 de la noche

Piso de Viola, Viviana y Marita

Calle Luis Montoto, Nervión, Sevilla

Como dice el viejo adagio, todo lo que sube, tiene que bajar. Y ese fue el caso del día de hoy en Sevilla.  Se suponía que hoy fuera el día que no íbamos a mudar a nuestro piso en Los Remedios.  Después de despertar en el albergue de jóvenes, recogimos las maletas y fuimos a la universidad a esperar que dieran las 1:00 de la tarde.  A esa hora, podíamos ya entrar al piso y meter todas nuestras cosas. 

Como quiera, fui con Carlitos a ver el piso, para notar las cosas que hicieran falta.  Para mi desagradable sorpresa, el piso no estaba arreglado como me habían prometido.  Allí estaba el señor encargado del edificio, trabajando a todo vapor para hacer habitable el piso.  Estaba cambiando todas las bombillas, y viendo las conexiones eléctricas.   

No estaban las camas, escritorios y comedor que nos habían prometido.  Para resolver, las camas las buscaron en ático, estaban todas viejas.  Y tampoco habían escritorios.  El gigántesco piso de 5 cuartos estaba desértico, y nos iban a cobrar 800 euros mensuales.  Peor aún, hay que pagar la luz, el agua y el gas por separado. 

En verdad me frustré.  Gracias a Dios, al parecer por una señal de Él, no hubo oportunidad para firmar contrato.  Nos largamos del piso son tener la oportunidad de mudarnos, ya que no estaba listo para recibirlo.  Lo peor de todo fue que corté mis tres clases para lidiar con esa situación, al entender que tener techo donde vivir es mucho más importante en este momento. 

Entonces, a Carlitos, quien me había acompañado por todo el día, le entró una migraña horrible, que le recorrió todo el cuerpo.  Estuvo todo el tiempo que estuve trabajando en el piso incapaz de pararse, por el dolor que sentía.  Asi que tenía doble responsabilidad…bregar con el piso y velar a mi roommmate… 

Nada, cuando Jorge salió de clases, le di la tarea de encontrarnos un sitio donde dormir.  Y lo hizo rápido, habló con Viola, Marita y Viviana y nos dejaron quedarnos en su piso. 

Pasar la noche con ellas en verdad me ha tranquilizado.  Hablé con toda mi familia y también me tranquilizaron.  Mañana empiezo otra vez la búsqueda por piso, porque no pienso quedarme en aquel sitio tan vacío y tan caro.   

Existe la posibilidad de que nos repartamos entre las muchachas para vivir, ya que entre los dos pisos, hay cuatro camas libres.  Pero ya veremos. 

Bueno, los mantengo al tanto.