Archive for the 'Universidad de Sevilla' Category

Desde Sevilla

Hola a todos:

Debido al poco acceso que he tenido al internet, pues no he podido escribir y postear…pero aquí les pongo un resumen de mis primeros dias que trabajé ayer…cualquier pregunta o duda me comentan…

Solamente hay una palabra para describir el viaje de San Juan a Madrid.  Horripilante es la palabra.  Yo no viajo mucho, pero las pocas veces que lo he hecho, siempre me ha fascinado el vuelo en avión.  A tal nivel, que de pequeño quería ser piloto.  Pero esas son cosas del pasado. 

Debido a que todos compramos el pasaje por separado, pues nos sentaron aparte.  Yo tenía a Carlitos atrás mio, asi que no estaba solo.  De hecho, a mi lado estaba la madre de una compañera de comunicaciones.  Además de ser pura casualidad, ella es española, asi que me dio par de consejitos. 

Quería tener ventana, y la obtuve.  Pero luego me arrepentí, debido a que el viaje es uno en el que la gente acostumbra a dormir, y cuando la señora de mi lado se durmió, no me atrevía a levantarla.  Asi que a mí que me encanta dar vueltas, tuve que quedarme sentado por la mayoría del vuelo. 

El viaje fue de noche, y no se veía nada por las ventanas.  Entonces, para colmo, hubo una hora y media de turbulencia.  Nada gracioso.  De las pocas imágenes que me quiero acordar del viaje, son las estrellas que se podían apreciar, esas mismas que usó Cristóbal Colón mientras cruzó el Atlántico.  Otra cosa que me di cuenta es lo grande que es este planeta.  Ese avión viajaba a miles de millas por hora, pero como quiera se tomó ocho horas cruzando el océano.   

La otra imagen que quiero recordar del viaje es la primera tierra europea que vi en mi vida, me imagino que fue Portugal.  Contrario a la vista de el área metropolitana de San Juan desde aire, que es toda encendida, esta tierra solo tenía parchos de luces, mientras lo otro permanecía en la oscuridad.   

Finalmente llegamos a Madrid, donde tomamos un metro en el mismo aeropuerto para que nos llevara al Terminal de nuestro vuelo que nos llevaría a Sevilla.  Una vez abordamos a Sevilla, caí dormido a cinco minutos que me monté en el avión.  Dormí durante los 45 minutos que duró el viaje, me levanté cuando ya estábamos en la pista. 

 

Primeros días 

Nos estamos quedando en el Hotel Londres, un pequeño hotel que nos sale a 19 euros cada uno la noche.  Es bastante bueno y limpio.  Hemos tenido la suerte de que mi tía, Verónica, conoce una persona que vive en Sevilla, Pedro Garrido.  Pedro ha sido lo mejor que nos ha pasado.  El nos fue a buscar al aeropuerto, nos llevó a comer y nos dio una vuelta por la ciudad para ver los sitios mas importantes.   

Además, nos mostró un piso para nosotros.  Es bastante grande, cinco cuartos, dos baños, pero no está amueblado.  Sin embargo, nos dijo que él iba a poner las tres camas, nevera, escritorios, mesa, ya que tiene lo demás (lavadora, aire acondicionado, estufa, entre otras cosas básicas).  Nada, estamos buscando otras opciones, pero si nada se da, pues tenemos ese seguro. 

La primera noche, nos fuimos Jorge, Carlitos y yo a caminar por la ciudad.  La verdad fue que nos decepcionamos un poco, ya que las calles estaban vacias.  Se nos olvidó que era domingo… 

Fue esa noche que conocimos a los 100 Montaítos.  Ese sitio es una barra, done te venden las tapas a un solo euro.  Pero son tapas en sándwich…sándwich de carnes, jamón, anchoas, atún…cada uno a un euro.  La cerveza Cruzcampo, que tengo admitir es de las mejores que he probado en mi vida, si no la mejor, cuesta 1.20.  Con 5 euros te haces la noche ahí.  Tienen que llevar una franquicia de eso a Puerto Rico, pregúntele a cualquira que haya estado en Sevilla.   

Pero lo más gracioso de esa noche fue la clase de perdida que nos dimos.  Empezamos a caminar, y terminamos dándole la vuelta al Centro de la ciudad, par de horas caminando. 

Sin embargo, esa es una de las cosas que me fascina de esta ciudad.  Se puede caminar a todas partes.  De hecho, eso es lo que nosotros hemos estado haciendo.  Aunque ya sacamos nuestro pase de bus, tratamos de caminar lo más posible.   

Al próximo día, fuimos a la Oficina de Estudiantes Internacionales para dejarles saber que habíamos llegado.  Después de llenar la documentación necesaria, visitamos nuestra nueva facultad. 

¡Wow!  Es más grande que cualquier facultad de la UPR, y muy moderna.  COPU parece un rancho al lado de eso.  Puedo jurar que la biblioteca solamente es más grande que COPU.  Pero eso no es lo mejor…¡en la cafetería venden cerveza!  Y barata..a .70 euros.   

Ese mismo día, cuando regresábamos hacia nuestro hotel, paramos en una tienda de teléfonos móviles para comprar una oferta que nos habían recomendado.  Y allí fue que se montó, porque nos encontramos con las muchachas que también son puertorriqueñas.  Rápido intercambiamos los números que recién habíamos sacado, y desde esa noche del lunes, hemos compartido todas las noches.  Son un grupo bien chévere, y espero que la amistad dure estos seis meses.   

Esto es todo por ahora…

Anuncios