Archive Page 2

Feria de Sevilla

Poco había escuchado de la Feria de Sevilla antes que llegara a esta ciudad.  Según se acercaba la última semana de abril, más aprendía yo sobre este evento. 

Muchas personas me aconsejaron.  Unos me decían que la feria no era la gran cosa, porque se tenía que conocer muchos sevillanos para poder así entrar a las casetas.  Otros me decían que debía ir en la semana y no en el viernes, sábado o domingo, porque allí era que se llenaba la ciudad de turistas y la experiencia no era la misma.  Escuché a todos, y esa misma noche que llegué del norte de España, me fui a visitar la Feria.   

Estuve en el ella miércoles, jueves, viernes, sábado y domingo.  Durante esta semana, es que la personalidad de los sevillanos sale a relucir en todo su esplendor.  La Feria consta de un terreno donde se ubican cientos de casetas, dentro de las cuales los sevillanos bailan, comen y beben desde las 2:00 de la tarde hasta la 6:00 de la mañana.  Pero claro, no todo el mundo puede entrar a todas las casetas, ya que casi el 95% son privadas, pertenecientes a familias, empresas, grupos, hermandades, entre otros.  Los que son nuevos para la ciudad, pues tienen la opción de entrar a las varias casetas públicas ofrecidas por el ayuntamiento y partidos políticos.  Claro, el ambiente no es el mismo, pero resuelve. 

Durante esta semana recibí la segunda visita de un grupo grande de puertorriqueños a mi apartamento, más de 12 personas se quedaron en mi piso durante esos días.  Pero claro, donde hay mucho boricua siempre se pasa bien.  Tuvimos la suerte de que una de las muchachas tenía una amistad en Sevilla, y ella tenía caseta.  Así la noche del jueves la pasamos dentro de una caseta privada.   

Ya la noche del viernes se empezaba a notar la diferencia entre las noches de semana y la de los fines de semana.  La feria estaba más llena, y se notaba la presencia de mucho extranjero.  Y es que resulta que en el fin de semana de Feria, son muchos los sevillanos que aprovechan a viajar e irse de la ciudad, huyéndole a la invasión de extranjeros que llena la Feria.  La presencia de gente fuera de Sevilla podría haber llevado a más problemas y peleas, pero noté cierta tranquilidad.  Y los noticieros locales confirmaron mi pensamiento cuando dijeron que hubo una rebaja en accidentes.   

Pero díganme ustedes, ¿Qué mejor que comer, bailar y beber?  El ambiente es uno festivo todo el tiempo, gente en las calles bailando, las mujeres con sus trajes de sevillana se veían todas preciosas…en verdad era como dar un viaje al tiempo y estar en Sevilla hace 100 años.  Durante el día, las calles estaban llenas de carrozas, caballos, música por todos lados…y exactamente eso fue lo también me recomendaron: visita la Feria durante el día porque es distinto.   

Aparte de las casetas, también estaba el área para las machinas o como dirían acá, Parque de Atracciones.  Si han ido a la Feria 2000 en el estacionamiento del Hiram Bithorn en San Juan, pues tienen una idea.  ¡Hasta la música era la misma!  Don Omar, Tego Calderón, entre otros, era lo que sonaba en todas las bocinas de las machinas.  Me sentí de nuevo en el Bithorn.  ¡Hasta donde ha llegado el reggaeton de Puerto Rico!  

Si alguna vez visitan la Feria de Sevilla, les recomiendo que vean todos sus aspectos: durante el día, durante la noche, y los fines de semana.  Cada periodo de tiempo tiene su peculiaridad.   

Bueno, se acabó la Feria y ahora reina la tranquilidad en Sevilla.  Será hasta mañana jueves, porque el Sevilla FC juega en las semifinales de la UEFA.  Si ganan, la ciudad se volverá a volcar, ¡y allí estaré yo para celebrarlo!

Anuncios

Universidad de Navarra

El lunes a las 11:00 de la noche, tomamos un bus desde Barcelona con destino a Pamplona, donde Carlos quería visitar la Universidad de Navarra, considerada la mejor de periodismo en España.  Salimos tarde de Barcelona, para así viajar de noche y ahorrarnos una noche de hostal. 

Nuestra llegada a Pamplona fue a las 5:00 de la mañana, donde nos recibió una estación de bus cerrada.  Sin remedio alguno, tuvimos que esperar afuera en el frío hasta las 7:00 de la mañana para que abrieran la estación, y así poder dejar allí todas nuestras maletas.  

Una vez resolvimos eso, empezamos a caminar la ciudad.  Lamentablemente, dada la hora, pues las calles aún permanecían vacías y la mayoría de los establecimientos vacíos.  Luego de preguntar, pues pudimos dar con un bus que llevaba a la Universidad.  En varios minutos ya estábamos en el recinto. 

¡Impresionante!  Eso es lo que puedo decir sobre la Universidad de Navarra.  Un campus hermoso, en el cual a diferencia de otras universidades españolas, todas sus facultades están en un mismo campus en las afueras de la ciudad.  El primer choque con la modernidad de esta universidad fue al tratar de entrar a la Facultad de Comunicación, ya que el acceso solo es dado a estudiantes con el carnet, quienes lo colocan en un “scanner” y se les abren los brazos mecánicos para entrar.   

Carlos habló con el guardia de seguridad, y nos dejó entrar a la secretaría.  Allí nos recibieron, nos dieron información de la Facultad, y nos recomendaron que visitaramos un edificio y que buscáramos al director de doctorado de la Facultad de Comunicación.   

Fuimos a donde nos indicaron, y allí nos recibió un profesor que nos dio un tour por el edificio del rectorado.  Y cuando le dijimos que éramos de Puerto Rico, más encantado quedó.  Resulta ser que estudió con Milagros Acevedo, catedrática de la Escuela de Comunicación de la Universidad de Puerto Rico.  Carlos, Jorge y yo hemos tomado clase con ella, así que rápido nos invitó a un café para seguir hablando sobre la universidad.  De repente me sentí bien intelectual, dándome un café con un profesor de la mejor universidad de periodismo de España y hablando sobre la educación universitaria en Europa y América.  Eso no se da todos los días. 

Luego, nos presentó una muchacha que trabajaba en Relaciones Internacionales, quien nos enseñó más de la universidad, y nos hizo cita con la directora de maestría de la Facultad de Comunicación.  Muy amablemente nos recibió en su oficina, donde nos explicó los dos programas de maestría y todos sus detalles.  Me gustó mucho el programa de Empresa Informativa, donde se prepara al estudiante para dirigir un medio.   

Después de esa reunión, nos llevaron de nuevo a la Facultad de Comunicación para que nos mostraran todas las facilidades.  Creo que ese edificio tenía mas facilidades que varios medios en Puerto Rico.  Proviniendo de una escuela de comunicación pequeña como lo de la de la UPR, pude ver por qué Navarra tiene la mejor facultad de periodismo. Múltiples estudio de grabación de radio, de televisión, cámaras por todos lados…De hecho, en la misma facultad están trabajando en una película de animación hecha a computadora, parecida a Cars, que saldrá pronto en DVD. 

Cuando terminamos el tour, nos recibió el director de doctorado de la Facultad de Comunicación.  Muy amablemente nos explicó el programa, en lo que consistía, el proceso para entrar, y respondió todas nuestras preguntas.    

Salimos encantados con la Universidad de Navarra.  Hasta una bolsa de regalitos nos dieron.  Una pena que andábamos con la misma ropa del día anterior (por el viaje claro)… 

Pero creo que dejamos muy buena impresión, dado la manera que nos trataron.   

Salimos de Pamplona a las 3:30 de la tarde, con destino a Madrid.  Llegamos a Madrid a las 9:15 de la noche, para montarnos en el metro y cruzar la ciudad, ya que teníamos que coger el bus en la Estación Sur para ir a Sevilla.  A todas estas, no teníamos boleto seguro, así que estaba rezando para que quedara espacio en el bus de las 10:00 de la noche hacia Sevilla.  Lo menos que quería hacer era pasar otra noche fuera de casa.   

Gracias a Dios, conseguimos espacio en el bus de las 10:00 de la noche a Sevilla.  Finalmente, llegamos a nuestra ciudad a las 4:00 de la madrugada del miércoles.  Pero no era para descansar, porque Sevilla estaba en feria… 

Ruta: 

Sevilla-Barcelona (Con parada en Albacete y Valencia): 17 horas 

Barcelona-Pamplona: 6 horas 

Pamplona-Madrid: 5 horas 

Madrid-Sevilla: 6 horas 

Total de horas viajadas por España: 34 horas

Barcelona

He viajado muy poco en mi vida.  Afuera de Puerto Rico, sólo había visitado Washington DC, Orlando y Tampa antes de embarcarme al Viejo Mundo.  Así que en verdad, no había visto mucho.  Mi primer encuentro con una mega ciudad fue en Valencia, y luego Madrid.   

Entonces, llegué a Barcelona.  Sin duda, la mejor ciudad que he visitado.  Y cuando me refiero a ciudad, lo digo comparándola a otras grandes ciudades como Madrid y Valencia, no a Sevilla, que en cuanto a infraestructura y economía, no es comparable con sus tres hermanas mayores.  Sevilla es otra experiencia totalmente distinta. 

La diferencia entre Madrid y Barcelona es una bien grande.  Empecemos por la arquitectura, ya que la obra de Gaudí en Barcelona es una que sobresale con sus curiosos diseños de edificios que le dan un toque distinto.  También, me gustó mucho más de Barcelona los espacios públicos que ofrece.  Basta con tomar un paseo por La Rambla, la enorme plaza pública lineal que va desde la Plaza Cataluña hasta los puertos.  Allí se encuentra de todo tipo de personas, restaurantes y distintas tiendas la bordean, dándole un colorido único. 

Nuestra estadía fue en el Albergue Juvenil Mar de Deu, localizado en las afueras del centro de la ciudad.  Me gustó mucho quedarme allí, el sitio era muy grande, limpio, y estaba lleno de gente de todos sitios.  Los cuartos tenían 12 camas, así que compartimos con otras personas.  El único inconveniente, aunque terminó ayudándonos mucho, es que teníamos que estar fuera del cuarto a las 10 de la mañana.  Pero si lo miras del lado positivo, eso nos obligaba a salir temprano del albergue y así aprovechar el día. 

Y fue eso justamente lo que hicimos.  Visitamos todo lo que teníamos en agenda: la Sagrada Familia, el Camp Nou, la Torre Agbar, el Parc Guell, la Casa Gaudí, el Museo de Picasso, el Arco del Triunfo, La Ciudad Olímpica, la Pedrera, y nos dio tiempo de caminar la mayoría de la ciudad. 

Claro como fanático del deporte la más que me gustó fue la visita al Camp Nou, estadio del FC Barcelona.  Es el segundo estadio mas grande del mundo, y ha sido clasificado cinco estrellas por la United European Football Association (UEFA).  La Sagrada Familia, un templo sin terminar obra de Gaudí, fue igual de impresionante.  Antes de llegar a Barcelona había visto muchas imágenes de ella, por lo que lo hice nuestra primera visita. 

El último día hasta pasamos una tarde en la playa.  Por mala suerte fue algo imprevisto, así que no estaba listo para darme un chapuzón.  Pero un poquito de sol y arena no vino mal.   

Terminé encantado con Barcelona.  Claro, sigue teniendo el problema principal de las ciudades grandes: es muy cara.  Y además, para estudiar en esa ciudad se tiene el obstáculo de que el idioma oficial es el catalán, asi que eso hace las lecturas y exámenes un poco más difícil (aunque se puede leer y entender, lo difícil sería escribirlo). 

Y en cuanto a la supuesta amargura de los catalanes, les puedo decir que mi experiencia fue toda la contraria.  Todos en Barcelona fueron muy serviciales con nosotros.  Varias fueron las veces que nos vieron con el mapa y nos preguntaron a dónde íbamos, y nos señalaban el camino a seguir.  Así mismo en todos los centros turísticos, todos nos atendieron muy amablemente.  Les digo, para mí, Barcelona es la mejor ciudad de España.  Lo siento Madrid.

Viaje para el norte

Saludos a todos.  Hace tiempo que no escribo, es que aunque no lo crean, la Universidad me ha tenido ocupado… 

Hoy a las 10:30 de la noche salgo para Barcelona, donde estaré hasta el lunes.  Vamos en autobús, lo que nos tomará aproximadamente unas 15 horas.  Recuerden que Barcelona está al otro extremo del país.  Aunque es demasiado tiempo en una guagua, en verdad se que me va a gustar porque no todos los días se recorre toda España.  Me dicen que Barcelona es la mejor ciudad de España, así que allí estaré para ver si es verdad. 

Se preguntarán, ¿y no tienes clases?  Pues no.  Esta semana es la Feria de Sevilla, y la universidad la da libre completa.  Entonces, para colmo, el martes después de feria es libre por el día del Trabajo, y el martes los estudiantes no van a universidad, todo parte del famoso Puente de Mayo, cuando se cogen el lunes libre para poder viajar y festejar toda la semana.   

Así que los planes son estar en Barcelona hasta el lunes, de ahí iremos a Navarra a ver la universidad de allí, ya que es la mejor en periodismo del país y Carlitos le interesa hacer su maestría allí.  El martes empezariamos nuestro descenso hasta Sevilla, para coger lo que queda de la semana de Feria, y recibiremos la visita de varios puertorriqueños esos días.   

Ya llegaré de Barcelona con más historias.  

Córdoba

Ayer viernes visitamos la ciudad de Córdoba, que está a casi dos horas de Sevilla si se viaja en bus.  Sinceramente, era una ciudad que no estaba en m lista de prioridades para ir.  Sin embargo, pues escogí la ciudad para hacer un reportaje para mi curso de Periodismo de Viaje, ya que estaba cerca. 

No me arrepiento de haberla seleccionado, y creo que volveré.  Córdoba es otra ciudad que es una puerta al pasado y la historia, y caminar por sus calles, al igual que Toledo, es caminar por la historia.  Concentré mi visita en el barrio de la Judería, en el Centro. 

Mi primera parada fue en la Catedral de Córdoba, o antigua Mezquita.  Junto a la Catedral de Sevilla, es el sitio más espectacular que he visto desde que llegué a España.  Se empezó a construir en el siglo VIII y tiene un espacio de 23,000 metros cuadrados. 

Pero lo más que llama la atención de este lugar es la manera en que los cristianos impusieron su fe en este lugar.  En 1236, en la reconquista de Córdoba, la enorme catedral fue renombrada como Catedral de Córdoba.  De esta manera, entras, y lo que ves son estatuas cristianas rodeadas de arquitectura árabe.  Es bien chocante… 

Luego de estar como tres horas en la Mezquita, perdón, Catedral, pues busqué todos los elementos árabes posibles en la ciudad, ya que de eso se trata mi reportaje.  Vi restos de murallas, de los molinos árabes, y cuanta estructura árabe encontrara, que de hecho, se encuentra por toda la ciudad.  Hasta entradas a apartamentos residenciales mostraban rasgos árabes.   

Me encantó caminar por las calles de Córdoba histórica, es una ciudad tranquila, llena de callejones que te llaman para que los camines, y descubras cuanta esquina tiene la ciudad.  Me llamó mucho la atención el físico de las mujeres, que denotaban su herencia musulmana.   

Otro lugar que me dejó encantado fue el Alcazar.  En ese castillo, los Reyes Católicos recibieron la visita de Cristóbal Colón.  Le contaba a mis roommates que ese tipo de ciudad es la que uno viene a visitar a Europa, esas ciudades que son mucho más viejas que América, y que cuando uno las visita, te sientes que estás caminando por donde pasaron todos esos personajes de los cuales uno lee en los libros de historia.   

Algunos datos: Córdoba fue nombrada en 1994 como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, y en el en el siglo X, fue la ciudad más habitada del mundo. 

Cuando termine el reportaje, lo publicaré por este medio.  

Imágenes de Toledo

Una ciudad espectacular, que todavía guarda todos los rasgos del reino que fue en la Edad Media.  Caminar por sus calles es caminar por la historia.  Aquí algunas imágenes.

100_1641.jpg

Toledo está llena de pequeñas calles y cuestas.

100_1643.jpg

La vista del paisaje es increíble.

100_1653.jpg

Toledo es rodeada por un río, típico de ciudades de la Edad Media, para proteger de invasores.

100_1677.jpg

Es el paisaje más bonito que he visto en España.

100_1681.jpg

Toledo desde afuera.

Invasión boricua en Sevilla

Perdonen que no haya podido escribir antes, pero es que no he tenido tiempo ni la conexión al Internet.  De hecho, ahora mismo me encuentro en un locutorio en el centro de Sevilla. 

Esta ha sido la mejor Semana Santa de mi vida.  Después de tener uno de mis mejores fines de semana en Madrid, mis amistades de Puerto Rico han bajado a la capital de Andalucía desde el miércoles.  Han estado entrando y saliendo de mi apartamento, pero el Miercoles Santo se quedaron 16 puertorriqueños en mi piso. 

Se pueden imaginar el revolú, pero la hemos pasado brutal.  Ha sido una pena que la lluvia, ausente por mis primeros dos meses en Sevilla, ha dejado su efecto en la Semana Santa. 

Pero creo que todos se han llevado muy buena impresión de Sevilla.

Tuve la oportunidad de ver varias procesiones, y son de las cosas más impresionantes que he visto. 

Nada, en verdad perdonen, pero como es Semana Santa, estoy corto de tiempo.  Una vez empiece la semana, les contaré con más detalle.